I Bimestre

1. Odres Nuevo

Introducción.
Todas las cosas son hechas nuevas. 2 Corintios.5:17

LOS DISCIPULOS, Marcos. 2:18 Se mencionan 3 tipos de discípulos: 1.-Los de Juan
2.-Los de los fariseos

3.-Los de Jesús.

Jesús llamó a sus discípulos para hacerlos PESCADORES DE HOMBRES. ¿Hacia Juan pescadores de hombres?
¿Hacían los fariseos pescadores de hombres? Jesús vino con algo nuevo.

LA DOCTRINA DE JESUS, Marcos.1:27-28

La gente decía de Jesús: ¿Qué nueva doctrina es ésta, que con autoridad manda? La gente reconocía y se admiraba de la doctrina de Jesús por la autoridad con que expulsaba demonios. Su doctrina incluía autoridad y poder para sanar a los enfermos liberar a los endemoniados.

Haciendo las cosas como Jesús las hacía: ¡Qué mejor modelo y estilo que el del Maestro! RENOVANDO LOS ODRES, Marcos. 2:18-22

Remiendos nuevos vrs. Vestido nuevo.
El Señor no quiere ponerte un remiendo en nada, sino darte todo nuevo. Las cosas viejas ya pasaron, todas son hechas nuevas. Debemos andar en novedad de vida.

Aplicación:

Cuando el Señor le dio la visión a nuestro Pastor, no puso ningún remiendo, sino la cambió totalmente, fue algo nuevo. Le causó un shock, pegó contra su mente, pero le creyó a Dios.
¿Por qué tus discípulos no ayunan y los de los demás sí?

Aplicación para nosotros:

*¿Por qué aquí no se hace como allá?
*¿Por qué aquí no se recoge la ofrenda como allá? *¿Por qué aquí se ríen y allá no?
*¿Por qué aquí no tarda el servicio o culto como allá? *¿Por qué aquí tiene que estar uno en un grupo?

*¿Por qué aquí tiene que estar uno en un D-12?

ODRES NUEVOS

Jesús no usó odres hechos por otras personas; no tomó los de Juan ni los de los fariseos. Sus discípulos eran odres nuevos. ¡Hoy tienes la oportunidad que durante esta academia de lideres seas renovado y el Señor te dará vino nuevo!

En aquellos tiempos, un odre era hecho de piel de cabrito. Comúnmente tomaban a un animal muerto, le vaciaban el interior, cocían los agujeros de las patas, produciendo así un recipiente. Este, cuando era expuesto al sol, se secaba, y le echaban vino nuevo se rajaba. Entonces, para poder echar vino nuevo, era necesario sumergir el odre en AGUA y untarlo con ACEITE hasta renovarlo. Nosotros somos odres y no podemos envejecer, sino estar siempre renovados para el vino nuevo del Señor.

Arrancando Espigas, Marcos.2:23-28

Los fariseos preguntaron: ¿Por qué hacen el día de reposo lo que no es lícito? Jesús les respondió con la palabra: “¿Nunca leísteis…?” La Palabra es la que renueva nuestra mente; aquellos fariseos acusaban, ignorando las escrituras.

Espigas=Trigo=Cosecha, por lo tanto tiene que ver con la VISIÓN de recoger la cosecha.

El día de reposo, Marcos.3:1-6

Jesús seguía renovando la manera de pensar, el espíritu de las mentes, que no es sino el odre viejo, para poder darles un vino nuevo. Ahora les pregunta: ¿Es lícito hacer bien o hacer mal en el día de reposo?

El hombre no es para el día, sino el día para el hombre. El dejó los días, para la bendición del hombre.

La multitud cae sobre EL, Marcos.3:7-12
Era tanta la bendición, que ahora caían sobre Jesús para quedar sanos. Recordemos el

crecimiento del ministerio de Jesús:

1.-Liberó a un endemoniado en la sinagoga, Marcos.1:21
2.-Sanó a la suegra de Pedro, Marcos.1:29
3.-Al anochecer le trajeron enfermos y los endemoniados a la casa para que los sanara, Marcos 1:32
4.-Recorre Galilea predicando, sanando y liberando, Marcos.1:39
5.-Sana a un leproso y le pide que no lo divulgue porque ya veía que no iba a poder atender a tantos que vendrían al escuchar de esto, Marcos.1:40-45
6.-Era tanta la multitud que quería tocarlo para ser sano, que comenzaron a caer sobre él, Marcos.3:7-10
7.-Ahora debe orar y establecer 12 discípulos para poder continuar su obra de amor, Marcos.3:13

Jesús no pudo sólo, y nosotros tampoco.

Jesús estableció a los doce porque solo ya no podía. Era tanta la gente que venía para ser sana que debía discipular a otros para que con autoridad continuaran la obra que él había iniciado.

Mucha gente ha nacido de nuevo en “La Biblia Abierta”, y también ha sido refugio para otros. Pero todos necesitamos ser odres nuevos para poder aceptar todo lo que el Espíritu nos quiere enseñar.